sábado

La vida en Canals

La vida en el planeta Tierra

Las calles están llenas de charlatanes y payasos, embriagante y provocador. Quebrar la linea de la llanura. Suenan las sirenas, suenan las campanas y no escucha nadie. Hablo de naturaleza humana. Hoy en Fm del Alma un locutor enojado, a su hijo le robaron su teléfono, le pusieron un cuchillo en la panza, eran dos, uno dicen que vive en el techo de un lugar, el locutor y padre reclama seguridad, que el Intendente se despabile. Tapados en agua y bosta y el frío no alcanza. Una gran siesta está durmiendo. Siempre es tarde, siempre elegiste al equivocado. La rabia y la indignación del locutor traspasa el alma de todos en el pueblo dormido. ¿Habrá que traer a Rambo?
O ¿Más maestros?



Un aplauso para todos.

Ya no hay historias. Ya las contaron todas. Detrás de la imposibilidad. No sabemos de técnica, pero en realidad no esperábamos tanto, hasta que pasa. Como escribir sin la camiseta. Como escribir sin rabia. Cuando más tiempo pasa más aumenta el rencor, nadie soporta que le digan la verdad. Una piedra que vale un millón de pesos. Un cascote en la cabeza de un remisero. La mano de un hincha de Canalense la sostiene. Está defendiendo algo que aún no sabemos que es. La piedra se vuelve objeto contundente en la cabeza de otro hombre, que estaba trabajando. Un clásico en el dos mil cinco. Ahora la mano se abre para dejar la piedra en manos de la justicia, antes la mano se lavó durante mucho tiempo. Ahora la mano se abre para pedir ayuda. El Club está al borde del abismo, esa piedra vuelve en forma de lo peor. ¿Cambiaría algo sí el de la mano en la piedra pidiera perdón públicamente? Por el buen nombre de su apellido, quizás sería lo lógico, aunque pareciera que el frío y la sequía financiera producen amnesia. Ahora a los locos se los llama estresados, aunque todos sabemos que nos toman de idiotas, fingir tiene sus límites, como nuestros días. Y en algún lado habrá justicia, un club a punto de cumplir cien años viéndose desesperado por un acto de quizás menos de un minuto. Entonces buscando un momento de credibilidad. Se supone que los dirigentes deben dar el ejemplo, la modalidad de trabajo, y mis respetos a los que recibieron esta bomba prendida y están poniendo la cara cuando la deberían poner los responsables. La sucesión de hechos que llevaron a esto. Los genios que inventaron la palabra Insolvente. El curro tiene varias aristas. Los que ensuciaron las manos con lo que no les pertenece saben que tarde o temprano tendrán un costo. Todos en el pueblo saben todo. Lo que pasa es que nos acostumbramos ano involucrarnos, a hacernos los boludos cuando ves que alguien no está haciéndolas cosas bien, o sea, robar lisa y llanamente. Será que tienen tanta hambre que se olvidan de la camiseta verde. Como la esperanza. Le pegaron el piedrazo al club, no al remisero. ¿Quiénes son los responsables? Todos lo saben .Un aplauso para todos.


Iván Ferreyra
Jugador de Canalense



Documento en blanco.



Después de casi novecientos días volví a Canals. Estuve tres días. Leí sus revistas y mire la televisión. Era el cierre de elecciones. El veredón del ferrocarril lleno de caminantes, algunos con música en sus oídos manteniendo un paso firme. En su camino contemplan el Paseo Mujer Canals quizás la obra más grande que un pueblo pueda imaginar. Ante mi mirada. Esos días escuche de Javier. Yo me acuerdo de cuando llegó a Canals, venía de Pascanas y estudiaba cine o había terminado, tenía sueños de filmar, en ese momento le dije a Pablo Baricalla , una de las personas generosas de ese pueblo, siempre me abrió las puertas, igual que Roberto Serafini , como olvidarlos si ellos fueron forjando el oficio de muchos. Y Javier descubrió el encanto de la belleza de las mujeres de Canals y se quedó. Recordemos a los que se van con una sonrisa, si ellos no se pueden defender. El chisme se hace pus, y siempre termina mal. Gastar el tiempo en la vida de los demás y sin mirarse al espejo. Estuve en la redacción de Somos Canals, y con su editor y amigo, viejo vecino del Barrio Patria, tierra de grandes próceres como Tatín Morandi, El Gordo López y el Beto Bomoné, podría nombrar cientos, a todos los recuerdo con cariño. En ese barrio vivió sus primeros años de vida Maria Del Lujan Coronel, mi ahijada, la hija del Juan y de la Ana. Gente buena. Recordar dicen que es volver a pasar por el corazón. A mí me desvela esa melancolía. Tantos amigos que uno conoció. Siempre se está olvidando de alguno. Por eso escribo en Somos Canals. Yo soy de Canals, y el pueblo siempre te abre puertas, y no hay que olvidarse de donde viene uno. Nunca. Es lo que mantiene vivo. La revista se imprime en la casa de Fernando Camino y su compañera de Laborde, la que conoce a mi amigo RIcardo Ricardo Ismael Cerutti Giobergia. Al frente de la plaza de atrás de la vía como se la conoce. Y cuando me despedí de él, atardecía en el pueblo. Argentina jugaba la final. Y cuando el viento llora y el sol abandona todo, se va a otros mundos, Pasé por la puerta del cementerio y salude el alma de los compañeros, de mis abuelos y fui en busca del abrazo de mi madre.

Continuará…

Especial para somos canals
Invierno 2015. 

martes

María Rosa Moyano

“Yo me quiero morir no aguanto más estar aquí”
Asesíname – Charly García



Yo discriminé.
Yo estoy asqueado de los humanos.
Sé cómo generan basura.
Sé del olor que tienen y que destruyen todo a su paso.
Yo amo a los mutantes.
Amo el cine, y Los Simpsons, ahí todo es real.
La vida es una mierda.
Yo entre a hospitales y salí.
Estamos en una gran cola que no sabemos para que, y todos queremos llegar primeros.
Cuestionamos los homenajes con altura de petiso.
Como somos grandes para las figuritas, coleccionamos prejuicios.
Creamos carreras de vallas para las sillas de ruedas.
En una caza de brujas vacía condenamos al diferente.
Los mutilados mentales escupen su aliento a frambuesa barata.
Los prejuicios son enormes ratas que comemos y nos empachan.
Yo creo en los seres que hacen de este mundo un mejor lugar para vivir.
Yo me lo acuerdo como hincha de Canalense.
Laburaba como peón de campo.
Vestía una piel manchada con lavandina.
Lloraba las cargadas en los bares.
Carecía del glamour de los trolos posmodernos.
Las mesas de bar se van a enterrar sobre pozos negros.
Discutimos como leguleyos inmaduros de utópicas fundaciones y no tenemos cloacas.
Cuestionamos al otro con la impunidad de una virgen.
Deberíamos averiguar porque no hay más lechuzas.
Las minorías en esta sociedad son una bola con pelos dentro de un flipper.
María Rosa se imagino un cielo de enfermeras que lo cuidarán y se durmió.
Él soñó un pueblo donde lo llamen por su nombre.
Estamos preparados para que la luna se rompa sobre nuestra frente

Iván Ferreyra
(Puto)
Del libro
Célebres Clandestinos
Inédito

miércoles

Chicato


En mi imaginario siempre lo ví levantando ese cajón, lleno de herramientas de precisión, de colores metalizados, siempre engrasadas, siempre limpias. Yo a veces ayudaba en esa tarea casi inmortal de acomodarlas, pero ese es un placer que sólo pertenece a los que las portan. Para ellas no existía el tablero con sus marcas, sólo el fondo de un baqueano, de una estanciera sonrojada de herrumbre. Cajón con el extraño poder de curar heridas de tractores John Deere 730, especies casi en extinción sostenidas sólo por el talento del cerebro de Chicato, un tipo con el don de conocer a la perfección ese motor. Y en eso se le fue la vida, levantando ese cajón, atendiendo los reclamos de los campesinos, anotando en el agua los turnos para atenderlos, sólo un día más, de eso se trata la existencia de los que curan.

martes

Mirta, La Chorizo


Fotografías de Joaquín Bonetto

miércoles

Canals

Había una vez un pueblo...
en él que pasaban cosas extrañas.

martes

Rodrigo del Canto



¿Donde esta la tristeza?
En la gestión del secretario de cultura de mi pueblo.
¿Donde están los nadadores?
Se los llevo la última creciente del Chocancharava.
¿Donde esta el rocanrol?
En el programa de Capussotto y del bueno.
¿Donde están los consumidores?
Haciendo fila.
¿Donde esta la luna?
En Alberdi y es lunita.
¿Donde están los discjockey?
Viviendo de los cumple de 15.
¿Donde están los aborígenes?
En el pensamiento de los menos, y en algunos libros. Peleando por sus orígenes.
¿Donde están los punk?
No hay mas se los comió el capitalismo.
¿Donde están los heavys?
Llorando la separación de hermética.
¿Donde esta la belleza?
En los animales
¿Donde están los discapacitados?
En la Tv y en los altos puestos del poder.
¿Donde están los boxeadores?
En la lucha.
¿Donde están los escritores?
En algún páramo frente a una máquina de escribir, buscando la inspiración.
¿Donde están las mujeres hermosas?
Etruria
¿Donde esta López?
Realmente no lo sé.
¿Donde estas vos?
Me lo pregunto todos los días.
¿Donde están los fotógrafos?
Desocupados. Hay mucha competencia.
¿Donde están los provocadores?
En cualquier acto público del gobierno nacional.
¿Donde están los gays?
En algún boliche del abasto los he visto.
¿Donde están los que niegan?
Ni idea. No se quienes son.
¿Donde están los enanitos verdes?
De gira en pueblitos del sur.
¿Donde están los peluqueros?
No los veo desde muchos años.
¿Donde están los que abrazan?
Perdidos.
¿Donde están las putas?
No voy a contestar eso.
¿Donde están los sindicalistas?
Tras la plata y el poder.
¿Donde están los modelos?
Haciendo tv (que vergüenza)
¿Donde están los piqueteros?
En Cutral - Co
¿Donde están los ecologistas?
Cegados detrás de Greenpeace
¿Donde están los sueños?
En mi cabeza
¿Donde esta el destino?
En un bolillero del gobierno de turno
¿Quienes tienen las respuestas a lo que buscamos?
Uno mismo



Este escritor y fotógrafo, puede dar una imagen de tipo duro a la hora de responder, yo lo conozco, es buena gente señora, es emprendedor. Ve como este país se cae a pedazos y el lucha, desde el arte. En su pueblo, La Carlota, muestra cine, hace radio, escribe. Pasen a ver su obra haciendo click acá.

lunes

Bomba Contrera


¿Te gusta la pintura? ¿Cuanto soportas enfrente de un cuadro? Si tiene algo, me demoro algo, si tiene mucho, me demoro mucho, si no tiene nada, me demoro mas. Y si me gusta mirar, lo que haya dentro de un cuadro, hasta el espejo estando yo. ¿Viste cine europeo? Si, y me gusta la comedia inglesa, algunas francesas y algunas italianas. ¿Con qué no se puede hacer humor? Con dramas, que tienen que ver con las tragedias y con algunasmiserias humanas (pederastas, violaciones) ¿Que querías ser cuando eras chico? Seguir siendo chico. ¿Hubieras deseado ser hermoso? Y gracias a dios se me cumplió. ¿Te gustan Los Simpsons? Me encanta ¿Cuál es el personaje que más te representa? Homero, sin lugar a dudas, soy egoísta, vago, cómodo, no hago nada bien, pero amo a mi esposa con locura, como homero. ¿A qué político agarrarías para la joda? A cual no, debe haber uno o dos, es más fácil así. ¿Qué cosas te conmueven? Los dramas de la pobreza. ¿Qué sentís en Córdoba? Me siento en mi lugar en el mundo.















¿Donde esta la tristeza? En los que te hacen creer que son felices¿Donde están los nadadores? En las inundaciones ¿Donde esta el rocanrol? Dentro de cada persona, hasta dentro de los que lo odian ¿Donde están los consumidores? Acá ta ¿Donde esta la luna? A la par de trampas, otro motel de Catamarca ¿Donde están los discjockey? Los buenos ya están viejos, los malos hacen rave. ¿Donde están los aborígenes? En el mundo, vestidos de gente normal. ¿Donde están los punk? Gracias a dios, cerca de mi casa no hay ¿Donde están los heavys? Donde deben estar los punks para pelearse con alguien ¿Donde esta la belleza? En cada seno de una mujer ¿Donde están los discapacitados? En los gobiernos, en los dueños de las empresas que contaminan, en los que venden drogas, en los jueces corruptos, los demás tenemos cierta disminución motriz o mental ¿Donde están los boxeadores? En las legislaturas, en las barras bravas ¿Donde están los escritores?Gracias a dios en todos los libros ¿Donde están las mujeres hermosas?En todos mis sueños, y la mas hermosa al lado mío ¿Donde esta López? Otra vez se perdió, este López es uno. ¿Donde estas vos? Y donde más, aquí tratando de responder esta boludez. ¿Donde están los fotógrafos? Gracias a dios mostrando lo bueno, lo malo, lo feo y de vez en cuando lo lindo de nosotros, ¿Donde están los provocadores? En las listas sabanas ¿Donde están los gays? Aquí, pero que quede entre nosotros, soy tímido ¿Donde están los que niegan? Aquí de nuevo ¿Donde están los enanitos verdes?Según los yanquies, los tienen ellos, según yo, en un cd con MP3 ¿Donde están los peluqueros? Si donde están así los mato, mira como me cortaron¿Donde están los que abrazan? Ya van a salir, están ocupando los brazos en cosas que no necesitan, pero ya se darán cuenta ¿Donde están las putas? En cada mujer, gracias a dios muy pocas pero muy pocas, no cobran. ¿Donde están los sindicalistas? Los buenos trabajando, los otros dirigiendo un negocio ¿Donde están los modelos? En el anonimato ¿Donde están los piqueteros? Ahora me doy que todos quisiéramos ser piqueteros ¿Donde están los ecologistas? Tratando de hacerme entender que estoy haciendo mierda el mundo ¿Donde están los sueños? ¿Los míos?, intactos dentro mío. ¿Donde esta el destino? No me importa, estoy preocupado mas por saber de donde vengo. ¿Quienes tienen las respuestas a lo que buscamos? Por mí que se las guarden, cosa que odio, es pedir.

miércoles

El Papa Frita


El Papa Frita


Dibujo de Dario Peñaloza, para una de las eminencias de Canals.

viernes

Omar Hefling


Yo me acuerdo en mi adolescencia de verlo sentado en el Coata volviendo a su pueblo, siempre para las navidades. Me llamaba la atención su expresión de urbanidad, sus lentes brillando ante el sol. Quizás fué el primer escritor que conocí en Canals, siempre me espero con una sonrisa, siempre me hace cagar de risa. Veamos que piensa del absurdo.


¿Donde esta la tristeza?
En el maquillaje de Cristina Kirchner
¿Donde están los nadadores?
Esperando el dvd del concierto despedida de Soda Stereo
¿Donde esta el rocanrol?
En la gente que hace cola para ver a Zamba Quipildor
¿Donde están los consumidores?
En el sillón de su departamento esperando al dealer
¿Donde esta la luna?
En el juzgado donde espera resolución el juicio entre Roger Waters y David Gilmour
¿Donde están los discjockey?
Tomando clases de solfeo
¿Donde están los aborígenes?
Pegando botones en una maquila boliviana
¿Donde están los punk?
Tomando el te y quejándose de las malas tinturas
¿Donde están los heavys?
Tratando de aprender música electrónica
¿Donde esta la belleza?
En los versos de las canciones del “Rey” Pelussa
¿Donde están los discapacitados?
Tratando de cruzar la calle
¿Donde están los boxeadores?
En el ministerio de solidaridad pidiendo ayuda
¿Donde están los escritores?
Leyendo a algún autor poco conocido para ver que copiar y haciendo encuestas pelotudas
¿Donde están las mujeres hermosas?
No se por que no las conozco
¿Donde esta López?
En Memphis
¿Donde estas vos?
¡¡¿Y vos?!! (En google)
¿Donde están los fotógrafos?
Tratando de hacer posar desnuda a una pendeja tetona
¿Donde están los provocadores?
En la Plaza de Mayo
¿Donde están los gays?
Debajo de las sotanas y de los uniformes
¿Donde están los que niegan?
En una oficina de la administración publica
¿Donde están los enanitos verdes?
Tocando algún cover de Steve Vai en un bar de Mendoza
¿Donde están los peluqueros?
Aprendiendo el oficio del dealer
¿Donde están los que abrazan?
Es ese flaco que tenes al lado cuando Talleres hace un gol
¿Donde están las putas?
En retirada por la mala calidad de la droga y la competencia de los travesti
¿Donde están los sindicalistas?
En la posada de Quenti
¿Donde están los modelos?
En las concesionarias
¿Donde están los piqueteros?
Después del conflicto del campo, comiendo Chop-suey
¿Donde están los ecologistas?
Presentando un habeas corpus por las iguanas de Villa de Soto
¿Donde están los sueños?
En la hinchada de Bella Vista que cree que el Cara de Gallo alguna vez llegará a jugar en primera
¿Donde esta el destino?
Arriba de una moto en una película que termina bien
¿Quienes tienen las respuestas a lo que buscamos?
Google, Uri Géller, los mormones y el tarot a distancia.

Iván Ferreyra

Especial para nadie.

miércoles

Bernabe Della Mattia




Mirando la nada

Bernabé Della Mattia clickea la vida

Cualquiera puede agarrar una máquina de fotos. Son chiquitas y fáciles de manejar. En las casas abundan los álbumes de fotos familiares. Donde todos muestran sus mejores sonrisas ante el segundo de flash. Hay una frase hecha. Que bueno para sacarle una foto. Cualquiera no puede sacar una foto. Bernabé tiene voz. Esa misma que gritan sus placas. ¿Qué es la fotografía para vos? La fotografía para mi es simplemente un medio para expresarme, podría haber sido cualquier otra cosa, pero la fotografía me permitió crecer y compartir muchas cosas. Bernabé es humilde con los elogios. El legado que le dejo su madre, una reconocida artista plástica de Canals. Por eso mi trabajo lo tomo como un lugar de crecimiento. Dando lo mejor para obtener sin intenciones. Porque viene sola la respuesta que sembré. ¿Qué referentes artísticos tenés? Mis referencias artísticas van desde Leonardo Da Vinci, por nombrar a alguien, hasta una persona que sin saber nada de arte me hace ver cosas que ni siquiera hubiese imaginado saber o conocer algún día.
Los artistas nunca se van. Las muestras. La primera muestra la realicé en mi pueblo natal, Canals, a raíz de los constantes viajes a Capital Federal, donde cursaba mis estudios de dirección de fotografía en cine en la Universidad del cine de Antín. Empecé a ver de una forma diferente este lugar. Y junto a los conocimientos que iba adquiriendo comencé inconcientemente este proyecto que crece día a día en mi y en cada pueblo que lo hago. Siempre con nuevas propuestas, diferentes miradas, mas desafíos. Después de incursionar en la música con un grupo llamado Club Rock con el cual grabamos tres discos, veía que humanamente tenía un gran crecimiento, pero para equilibrar económicamente tenía grandes decrecimientos. Salía el dinero, no era época de cosechar aún. Al quinto año decidimos cada uno de los integrantes (sus dos hermanos) tomar un camino paralelo a la banda, para después volver con una base que nos permitiera movernos (Por ahora se está armando esa base).
Trabajar de otra cosa. Fue así que comencé a trabajar en la veterinaria de mi viejo. Cuatro meses bastaron para que me de cuenta que mi orientación esta hacia el lado humanístico o de las artes. Fue allí cuando decidí hacer una exposición en el pueblo que me había dado tanto y que veía diferente cada vez que volvía. La primera exposición se hizo sobre cartones, decorando dos paredes de la vieja estación de trenes, retratando a varios personajes en diferentes ámbitos, incluyendo una producción realizada en la Casa de la Cultura sobre fondo negro, donde metí hasta un caballo que dejó su marca en el piso del salón principal. Esa primera muestra que iba a estar una semana, terminó quedando dos meses, ya que la gente seguía concurriendo al lugar, fue una de las exposiciones mas vista en la historia de Canals. Luego de esa incursión me di cuenta que si eso anduvo tan bien en mi pueblo lo podía repetir en otros. Decidí entonces consultar en varios pueblos a la redonda incluyendo Viamonte, el único interesado en mi propuesta, si les interesaba la idea. Ya tenía que contar viáticos y otros detalles como la movilidad que no me di cuenta de incluirlos como gastos hasta que los tuve. Por esa muestra que comprendía más de cien fotografías cobre trescientos cincuenta pesos. Pude salvar el cincuenta por ciento de mis gastos reales, pero otra vez vine ese famoso equilibrio que me otorgó la alegría de la gente por la muestra conllevando propuestas de nuevos trabajos incluidos. Esa muestra fue otra hermosa experiencia que me hizo entender que tenía que ir escalón por escalón, sin saltearme ninguno. Sabía que mas adelante iba a saltar de a dos, tres o mas escalones por vez. Pero en toda caso eso no importaba en ese momento, lo importante era disfrutar lo poco que tenía, cosa que me hacia el hombre mas feliz y rico del mundo, sin tener nada. Su realidad lo llevo a trabajar en avisos de grandes marcas. En video clips de bandas como Catupecu Macho, Intoxicados, Guasones y Los Tipitos. En televisión con pilotos como Los simuladores o programas de cable como la Rock and Pop y América. Tuvo breves incursiones en el cine y todo esto no le permitía continuar con su arte de mirar por el lente. Eso cambiaría. Era momento de trabajar bajo la supervisión de otros y relegar mis proyectos personales. Miles de contratiempos, algunos incontables y agradecido de haberlos pasado y estar vivo. Me hicieron crecer en todo aspecto, si, de a poco el económico también, aunque parezca mentira. Después de una larga sequía en lo que a fotografía fija respecta, me llamaron de un estudio de diseño grafico para hacer las fotografías de dos hoteles, uno en Calafate y otro en Colonia Uruguay. Luego de eso llegaron otros varios trabajos contando el último disco de Luciano Pereyra. Entre medio tuve la oportunidad de hacer un trabajo en Ledesma que me abrió nuevamente las puertas para hacer otro trabajo similar a los que había hecho en Canals y Viamonte. No dudé en pedirle una colaboración a mi empleador (su padre) y al intendente para llevarlo a cabo. La aceptación fue unánime, así es que manos a la obra fotográfica me dije. Ahora con un mayor respaldo la apuesta fue creciendo, los cartones ahora eran blancos. Bueno como les dije, los escalones son de a uno en el principio. La muestra tuvo igual repercusión, un éxito que se extendía a través de la televisión zonal a otras localidades que podían ser potenciales bases para este proyecto que tenía un gran contenido por detrás. Redescubrir el lugar donde uno vive. Darse cuenta que no hace falta buscar afuera porque el crecimiento, la belleza y las soluciones a nuestros problemas están adentro. Entre mas colaboración tenía de la gente mas grande se hacía todo, trayendo la conclusión que todos unidos podían hacer algo muy grande. Estos y miles de mensajes incluían estas fotos que veían belleza a donde otros veían miserias. Será por el ojo inocente que solo veía lo bueno o porque es una decisión conciente de ver la realidad de esa forma, ya que en definitiva es igual para todos lo único que cambia es lo que nosotros queremos ver de ella, rescatar de ella, aprender de ella, en fin vivir de ella. El mensaje. La misma película, el mismo libro, la misma pintura, la misma fotografía dos personas la ven totalmente diferente, eso los hace únicos a ambos, a uno le gusta al otro no, pero en definitiva es la misma obra, es la misma realidad la que ven. Esta muestra en Alejo Ledesma fue un éxito, al contrario del trabajo que hice al particular, ¿Será ese famoso equilibrio? No se, pero estaba feliz de darme cuenta que detrás de cada cosa se esconden miles de otras iguales o mejores, y que si nos quedamos de mala gana, renegándonos a lo que nos pasó, nos cerramos solos, sin permitirnos descubrir eso otro que hay un poco, solo un poco mas allá. En resumen detrás de algo malo siempre hay algo bueno y las casualidades no existen, todo va encajando, como un rompecabezas, solo tenes que querer verlo y no cerrar los ojos cuando te pasa algo que no tenías planeado. o como decía Einstein que si crees en algún dios debes saber que El no juega a los dados. En fin, decidí ahora sí, probar suerte o mejor dicho buscarla, en donde antes había tenido la negativa. Con nuevas herramientas obtenidas en base a mi experiencia me aventuré a otras provincias (Rufino, Santa Fe) y otros pueblos del sur cordobés (Arias, Pueblo Italiano, Laboulaye). Hasta ahora se repitió incluso con creces el mismo éxito de las muestras en Rufino y Pueblo Italiano, lugares de mis últimas muestras, están por venir Arias y Laboulaye y aunque hay otras posibilidades estoy también recibiendo propuestas para hacerlo en otras ciudades o pueblos. Tiene propuestas para exponer en el dos mil ocho en el Centro Cultural Recoleta, en el Instituto Hispano Americano de Berlín y Río de Janeiro. Todo esto me puso muy contento, porque de a poco van viniendo nuevas propuestas, nuevas metas, nuevos desafíos que antes ni siquiera imaginaba.
La falta de participación a veces es un puente. Es un motor para hacer las cosas mejor la próxima vez, replantearnos los objetivos, replantearnos la forma en que hicimos las cosas, todo en pos de mejorar. Ver las cosas de una forma diferente y por ende crecer. Creo que la forma mas efectiva para crecer y mejorar un trabajo es a través de todos los desaciertos, los errores, o malas experiencias como algunos las llaman, porque ya sabemos que no hacer o que punto mejorar. Organizar las muestras es una carrera maratónica que implica siempre estar al borde caos. Lo disfruto tanto en ese momento que es como natural manejarme con esa presión. Las personas que trabajan conmigo en esos momentos por lo general tienen experiencia nula, entonces hay que explicar hasta el mínimo detalle, muchos se ahogan en un vaso de agua, como me ocurrió o a veces me ocurre cuando algo es nuevo y diferente a lo que venía haciendo. Siempre es una aventura y un desafío nuevo. Todo cambia aunque sea similar.
Canals. El pueblo. El sentimiento. El pueblo es una circunstancia, es un lugar desde donde pude crecer y proyectarme, es al igual que la profesión de fotógrafo un medio.
Un fotógrafo que deja su cámara para hablar. Anda por los pueblos. Te sacará una sonrisa. Te mostrará al mundo.
Como él dice, todo cambia aunque sea similar.

Iván Ferreyra
Especial para El corredor mediterráneo.

martes

Celebres de Canals



Las estrellas son las que caminan en Canals.
Otras se desplazan en moto llevando luz a los túneles.
Joaquín Bonetto los encontró.
No hizó falta el flash.
Canals, marzo del 2008.

lunes

Luisito


“Cuando mueras, sólo te llevarás aquello que hubieres dado”
Saadi

La infancia termina cuando uno comprende que va morir.
Es un televisor que se apaga.
Y esa muerte no llega nunca
Los recuerdos son engranajes para mover las piernas.
Caminar buscando el orto al final de la tarde.
El umbral se rompe tal vaso de vidrio.
Luisito es un engranaje de Canals.
Con su panza de madera llena de golosinas se abra paso.
Las canchas se transforman en su carrusel.
Cada vez que se acerca los niños se cuelgan de sus padres para mirarlo.
Como un mago con voz de nene ofrece sus dulces.
Con displicencia limpia su pueblo para que los niños no se ensucien.
Arrastra los pies como si tuviera kilos de piedras en sus bolsillos.
Su paso señalizado por las hadas, para que los niños lo encuentren, tal Hansel y Gretel.
La niñez es un mundo aparte.
Un mundo hermoso.
Luisito es parte de ese mundo.
A veces dejaba sus dulces y jugaba a la mancha.
Su praliné con camon.
Quiero abrazarlo, cualquiera puede hacerlo.
Preguntarle que sueña.
Si tiene una capa de energía que no lo deja estar triste.
Ahí pasa Luisito de pantalón corto a jugar al parque.
Con su cuerpo tatuado de sonrisas de niños.
En un mundo serio y lleno de niños.

Iván Ferreyra
(Adicto)

Fasulo


“Siento deseos de huir a un país más hospitalario y, al mismo tiempo,
busco bajo mis ropas un puñal”
Alejandra Pizarnik


Las changas son manguereadas de agua en el guadal.
Nunca son suficientes para vivir bien.
Y un liquido rojo acaricia la garganta despotricando contra la soledad.
Nadie bebe por nada ni para siempre.
El hígado es más que comida para gatos, y es sensible a caras de culo inquisidoras.
Él proclamaba su trago con respeto y dignidad.
Los excesos los llevamos en la piel como poros. Abiertos y llenos de olores.
La cirrosis es una araña con patas peludas y sangrientas.
Perplejos miramos crecer nuestras uñas.
En el espejo acomodaba esa raya con la paciencia de quién hace una cola.
Todos se acuerdan de Fasulo como personaje, se preguntan ¿por qué?.
Es inútil llorar después sobre el trozo de madera lustrada.
Alguien lo ayudo, ¿Fuimos solidarios?.
Fasulo soñaba con un pueblo en que todos fuéramos amigos.
Abría los ojos y el sol los convertía en baldes de lágrimas.
Y escupía sobre una almohada ineludible ese calor hirviendo.
Nos estamos cagando de hambre dentro de un restaurante llamado Argentina.
Nos falta todo y tenemos todo. Y seguimos pisoteando. El buen individualismo.
Ya los niños no roban mandarinas.
Una camisa planchada sobre una cama tendida puede ser la buena felicidad.
¿La mano que abraza el vaso acaricia una mujer?.
La vida de Fasulo fue un tango crudo.
Tenía una estrella azul de joroba.
Y el humo que no deja ver, hace llorar.
Y el cáncer es una lanza llena de bichos que se clava y no cicatriza.
La sangre inocente nos salpica desde los noticieros.
Con su cara de gángster Italiano Fasulo debe haber llorado su soledad.
Fasulo es una mariposa traspasada por un alfiler, con sus alas intactas.
Como nosotros.

Iván Ferreyra
(Mariposón)

El cordero Cocordano

La lluvia ha terminado, las nubes se han ido a lo lejos y el cielo es claro otra vez si tu corazón es puro, entonces todas las cosas en tu mundo son puras abandona este mundo flotante, abandónate, entonces la luna y las flores te guiaran a lo largo del camino.

Ryokan

Siempre pasaba rápido con su camisa arremangada, vestía el codo apoyado en la ventanilla.
Nunca lo imagine fuera de ese lugar.
Con su cara de Jaimito travieso era amigo de todos.
Él abrazaba fuerte.
Él sabía lo que era poner parches.
En Canals la gente dice que lo mataron como un chancho.
Los asesinos eran vecinos nuestros. Los saludábamos en la calle.
Salamos las heridas y gritamos de pena.
Seguimos atragantando a nuestros muertos con flores baratas.
¿Aprenderemos a llorarlos?.
La impunidad de matar nos habita en todo el cuerpo.
Nadie recupera el tiempo, nadie vuelve atrás. Nadie va a volver a ser como antes.
Los asesinos siguen riendo. Siguen oliendo aromas. Siguen viendo colores. Siguen acariciando.
Lo eliminaron del juego a sangre fría.
Somos cómplices. Lo mataron en la casa de al lado.
El Cordero duerme al lado de sus camas.
Salió el pueblo a reclamar justicia.
La calle Córdoba se pobló de amigos del Cordero.
Lo querían ver bien.
Él no le hizo mal a nadie.
Los asesinos siguen viendo. Siguen mirando televisión. Siguen viendo crecer a sus hijos.
Lo expulsaron del partido en la calle ancha. Llena de guadal y soledad.
Lo apuñalaron como a un chancho.
San Esteban deslumbrado descubría el cielo, y en su fascinación lo apedreaban hasta el dolor.
Baldearemos nuestras casas para limpiar el charco de sangre.
Dormiremos con él.
Los asesinos siguen vivos. Nosotros también.
Él vio algo que no debería haber visto.
La violencia del dolor resiste en nuestra memoria.
A veces para vivir, ni siquiera sirve la esperanza del tipo que hace dedo.
¿Aprenderemos a llorar?
Había una vez un pueblo que no olvidaba...

Ivan Ferreyra
(Hijo de Ramón)

El cordero Cocordano

Carlitos Vicentini

Carlos Vicentini

“El tiempo es un presente perpetuo”
Le fleur du mal
Claude Chabrol

El mirar hacia arriba, es un acto en extinción en estos tiempos.
Nos olvidamos de los techos que toman sol. De los colores del cielo.
Las formas de las nubes. Lo chiquitos que somos ante el universo.
La vergüenza y la falta de dignidad, nos hace agachar la cabeza ante el sistema todo el tiempo.
En los pueblos nos sorprendemos ante el paso del tiempo preguntando.
¡Ah, vos sos el hijo de Ramón, como pasa el tiempo y que gordo que estás!
Vemos crecer las plantas y es lo mismo. En cada cosa vemos el paso del tiempo.
A mí me paso con Gran Hermano. Nunca vi crecer tan rápido un vegetal.
El vértigo de mirar hacia arriba.
Miramos a los poderosos y nos sonrojamos.
Nos agachamos tanto que nos va a ser difícil levantarnos.
Carlitos era reconocido como acompañante de camionero.
Los petisos se destacan en las pornos, arriba de un auto, y ni hablar de los circos.
Carlitos se apoyaba contra la ventana y dormía.
Le decían: ¡ya te dormiste!, él protestando escupía ¡Que voy a dormir, voy mirando las vacas!.
Era una noche estrellada con sueños de enanos.
¡Carlitos cébate unos mates!, le decía el chofer saliendo del pueblo,
¡para qué si ya llegamos! decía Carlitos.
Era difícil verlo y fácil quererlo.
Canalense tuvo el honor de tenerlo de hincha.
Cuando se mandaba una cagada corría escondiéndose debajo de los camiones.
Visitaba gomerías y talleres como si fueran boliches escuelas.
Mirar arriba no es mirar adelante.
Viaja recorriendo la calle que esta al lado de la luna.
Cuando se muere un enano, es como si quemaran todos los juguetes del mundo.
Y los niños sólo viven para llorar.


Iván Ferreyra
(El caballero de espíritu navideño)

Chingolo Sosa


Raúl Sosa

La miseria es un gigante que utiliza la cara de sus fieles para limpiar las suciedades del mundo, como si fuera un trapo de fregar. Y la operación deja sus rastros
Louis Ferdinand Céline

Habitaremos la cofradía del santo reproche.
Nos revolcaremos en el lodo.
Trabajaremos todo el día, y entrenaremos en el que nos queda.
Enfrentaremos a los inquisidores del triunfo.
Escupiremos el balde lleno de aduladores y exitistas.
Cuando Argentina ganó el mundial 86 salió en un rastrojero con su capa celeste, y levantaba los brazos como si fuese su victoria.
Festejaba un título provincial que había ganado hace poco.
Dicen que gano un par de peleas, que perdió otras. Eso queda en la historia.
Su cara lo decía todo, había recibidos demasiados golpes.
El boxeador derrotado llega a su casa y su hijo le pregunta; ¿Ganaste?, y el contesta con la lengua más pesada que nunca, “No, pero tenés para comer”.
Y el hijo no entiende su cara lastimada y su falta de triunfo.
Nosotros somos el sparring de los políticos, del poder, somos su bolsa.
En el boxeo como en la vida, cada pelea puede ser la ultima, y la que nos va a salvar.
Y en nuestra cara esta la miseria y el dolor.
Mi mama dibuja hombres sin caras, pero el dolor y la vergüenza se ve en las manos.
Las manos hinchadas de pegar, de acariciar.
La mano de Chingolo.
No podemos sonreír si tenemos una mano en la cara pegándonos.
Chingolo deja de boxear, pero no de pelear. Para no sufrir más daños.
Tenemos las sonrisas gastadas.
Nosotros no somos boxeadores, no podemos abandonar.
Vamos a levantar la cabeza y seguir.
La ciudad es un ring. Llena de patética esperanza.
Aunque nos sigan pegando, como Chingolo, con la cara triste.
Chingolo, nosotros te vimos ganar siempre.

Ivan Ferreyra
(ahora gordo y peronista)

El gordo Lopéz

Jorge Antonio López

Rojo pececito
pececito rojo
con un cuchillito de tres hojas
yo te apuñalo de muerte, con mis dedos, yo te parto en dos
así tendrá un final este silencioso corro
rojo pececito
pececito rojo
mi cuchillito es rojo mis pequeños dedos son rojos
cae en el plato un pececito muerto.

Los niños que sueñan de Oskar Kokoschka.


El segundo oficio más antiguo del mundo es el de contar historias.
La vida es un grifo gigante que se divierte escupiéndonos chorros de días calientes.
A costa de soportar el sol para seguir viviendo.
No creo que cambie el mundo si yo hablo del gordo López.
Va a cambiar nuestra forma de recordar a la gente, de respetarla.
Sin ser un narcisista complaciente.
Es otra forma de supervivencia.
El gordo tenía una bici negra, con la que todos los días iba a la gomería de Carulo.
Las bicicletas son esas piernas eternas.
Yo iba a la gomería con la cámara de la bicicleta rota a propósito.
Disfrutaba el proceso del arreglo, el gordo apretaba la cámara inflada y la metía en el agua, empezaban a salir unos globitos de aire, luego él tomaba un pincel chiquito y desparramaba cola para luego apoyar el parche.
Ese momento era tan perfecto y efímero. Como la mirada de un perro triste.
Esos trabajos que consisten en arreglar cosas deberían considerarse arte.
El gordo jugaba al fútbol en la rural, era marcador de punta sin despeinarse.
Hay cosas de las que nadie se acuerda.
¿Quién se acuerda que el Tata Díaz juega de siete?.
¿Quién se acuerda de Quesoro?.
¿Quién se acuerda que el Tato Soldevila fue el primero en usar lentes redondos?
Nos estamos acordando del gordo López.
La versión oficial dice que murió de un ataque en el baile de egresados de su hija.
En realidad era tan feliz, que decidió irse a la pista de baile más grande, la eternidad.
No hay nada más hermoso que morir en los brazos de su hija bailando un vals, verla recibida con un titulo que por ahí él deseaba para ella, por que por ahí él no había podido.
Una paloma negra se poso en su hombro y se lo llevó.
La muerte es esa mano que entra en la pecera y mata al pececito.
Hurgar con los ojos el cielo siempre gris.
Gordo, hemos puesto otro parche, y esta vez es al olvido.

Iván Ferreyra
(Hijo de Dora Burlet)

El Pato Zaraté

El Pato Zaraté

“Que vida puta, que lo re’ parió” (Larralde)


Lo único que se empieza por arriba son los pozos.
Caminas por la calle y ves pozos por todos lados, los autos se putean con los baches y nosotros jugamos al tejo en las veredas.
Existen los pozos del alma, esos que nos impiden recordar.
Recordar, que en latín significa “volver a pasar por el corazón”.
Los celebres clandestinos existen en el inconsciente colectivo, no fueron populares, no trascendieron dentro de la masa.
Respiraron, fecundaron, transitaron, los mismos lugares que nosotros.
Y son metástasis de nuestros recuerdos, de nuestros pozos del alma.
En los pueblos existen los poceros, oficio sacrificado si los hay.
Un par de palas, baldes, y unas manos curtidas de ampollas.
Los pozos más populares son los negros o ciegos, que sirven de almacén de toda la bosta de la casa, ya que en los pueblos todavía no existen las cloacas.
El Pato Zaraté dejo su cuerpo dentro de un pozo.
Él caminaba tranquilo arrastrando los pies con las suelas gastadas, como si hubiera recorrido el mundo caminando. Como si paseara en la luna.
El miedo es una pequeña muerte.
A mí me daba miedo, cada vez que me miraba, ese miedo boludo que impone la iglesia y el colegio.
Miedo a lo que se desconoce. Hay que vivir para aprender eso.
Tuvo un hijo que triunfo en Buenos Aires, y volvió al pueblo con un grupo de mariachis.
Él no lo vio. O sí, que importa.
No tenía la popularidad de los “Melli López”.
El cavar es difícil y agotador, y el Pato lo sabía.
Pero al trabajo lo hacía desde pequeño, y se hace costumbre.
Él era parte de lo que las encuestas llaman “muestra”, los políticos “pueblo”, los dirigentes “hinchada”, los empresarios “consumidores”.
¿Se habrá soñado lejos de ahí?.
En una playa cavando pozos para que sus hijos jueguen y con el mar en la espalda.
Y lejos de ahí, un gallego de una ferretería de La Carlota no fía más soga, la ultima vez que lo hizo se ahorco un cliente. Y ante posibles deudores incobrables tuvo que tomar tamaña decisión.
No deberíamos vivir así. No deberíamos seguir haciendo pozos.
La vida es un niño jugando en el parque con música de Vivaldi.
La vida del Pato fue una película clase B que no queremos ver.
La botella de vino y su grito, al que gasto en saludos.
Pato, ya hemos tapado otro pozo.


Iván Ferreyra
(Soltero)

El Cholo Chenau


El Cholo Chenau

Cándido Omar Chenau

Una pieza sin revoque, con una alfombra de tierra negra.
Una cama abandonada acompaña una mesa de luz con una caja de vino encima.
La pieza no tiene ventanas ni puertas. Su habitante no espera visitas.
Carlos Chenau, “El cholo”, como le gustaba que le dijeran.
De profesión recitador.
Sale de su humilde pieza a buscar un vaso de vino entre amigos que va a conocer intentando resistir la soledad.
Su cuerpo esta hecho de montones de recitados, según el los aprendió de chico en los bares, escuchando y memorizando, sin duda una memoria prodigiosa.
Indigna para este país.
Anda en los bares, esperando un saludo.
Busca debajo de las mesas una invitación amistosa como un niño ingenuo.
Entre comer y tomar un vino, él elige comer, pero no lo invitan sino a beber, su pago aunque no se lo pidan siempre es el mismo, un buen recitado.
El campo y el viento le han curtido la cara, ese maquillaje que da el trabajo.
Un gordo tomando un café en “La Roca” alguna vez gruño “esto hay que grabarlo, no puede quedar así”, pero no, era dejarlo sin lo único valioso que tiene, sin sus recitados no sería lo mismo.
Sería callarlo.
Los indios mexicanos creían que las historias debían ser contadas en las hogueras, era de la única forma que conservaban la magia.
“El Cholo” alegro nuestras noches de borrachos, se gano su vino.
El otro día mi viejo me dijo que se había muerto.
Nadie dijo nada.
No siquiera, - Che se murió Carlitos Ma Fale”.
Se hablo más del suicidio de la hija del intendente de no sé que ciudad de Buenos Aires.
Mírenlo apagando las luces de la plaza antes de irse a dormir.
Mírenlo recitar una historia eterna de un gaucho enamorado de su caballo.
Mírenlo cerrar todos los bares.
Mírenlo apoyado en la barra, esperando que le convides un trago.
Mírenlo muerto con la pieza sin revocar, y nadie alrededor para enseñarle sus recitados.
Mírenlo.
La muerte se llevo su voz.
Mírenlo, era un amigo nuestro.

Ivan Ferreyra
(Drunk)